Noticias

La fotografía puede iluminar la oscuridad y exponer la ignorancia - Lewis Wickes Hine

noticias - 24/10/2014

Como parte de las festividades por el 50.o aniversario de la firma del Pacto entre la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Ciudad de Turín sobre el establecimiento del Centro, una exposición sobre "La niñez robada, Lewis Hine: las imágenes que avergonzaron a los Estados Unidos" (Stolen Childhoods, Lewis Hine: the Pictures that Upset America) tendrá lugar en el Campus del 25 de octubre al 2 de noviembre de 2014.

La fotografía es un instrumento de protesta social. Con esta convicción, Lewis Hine, uno de los fotógrafos estadounidenses más influyentes en el siglo pasado, quien trabajó con el Comité Nacional de Trabajo Infantil, documentó el flagelo del trabajo infantil en los Estados Unidos durante las primeras décadas del siglo XX.

Con el fin de despertar la consciencia en su país, Hine tomó miles de fotos sobre el trabajo infantil en los Estados Unidos de América. Las fotos documentan el trabajo infantil en las industrias (minería, textil, producción de alimentos), en las calles y en el hogar. Las imágenes son desgarradoras y aleccionadoras: los niños son explotados por dinero, robándoles así su niñez.

Según Hine: "Ya sea una pintura o una fotografía, la imagen es un símbolo que nos acerca inmediatamente a la realidad. De hecho, a menudo es más eficaz que la propia realidad, porque, en la imagen, los intereses no esenciales y contradictorios han sido eliminados."

Esta selección de 100 imágenes, de más de 5,000, es una contribución de la Biblioteca del Congreso en Washington, D.C.

 El trabajo infantil todavía es una herida abierta en el mundo, Según el informe del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) de la OIT, el número de niños que son víctimas del trabajo infantil en el mundo asciende a más de 168 millones, y la mitad de ellos trabaja en condiciones peligrosas.